Canto XVI de Vicente Gerbasi

Todas las colinas ondulaban hacia el sitio que buscabas. Los árboles ondulaban, ondulaban en la soledad de tu alma, como un recuerdo de los siglos en el viento, como un recuerdo de las soledades del mundo, cuando el fuego bajaba por el pecho de las montañas y los reptiles miraban las flores sudorosas. Ondulaban, ondulaban en el silencio de tu alma. Ondulaban, ondulaban en el silencio de la tierra roja, donde el hombre se esconde para dar muerte al tímido animal. Ondulaban, ondulaban en la atmósfera ardiente del colibrí, que gira, y gira, y huye y gira en su vuelo tornasol. Ondulaban, ondulaban, murmurantes, en las anchas soledades, donde canta la guacharaca anunciando la lluvia. Ondulaban, ondulaban, y corrían los toros y los caballos, espantados por el resonante viento del fuego, hacia un desolado atardecer. Ondulaban, ondulaban, y caían reflejos rojos en las oscuras aguas de la selva, donde beben la ardilla, la lapa y el tapir. Ondulaban, ondulaban, los árboles en tu vida, aquí, en la tierra, aquí, en tu afán, aquí, donde algún hombre solitario, entre carbones de árboles incendiados, siembra la yuca y el banano, busca el veneno en la hojarasca, y conoce el misterio de los vegetales. Y era un lento ondular el día, un ondular hacia las márgenes de los ríos con lentas barcas y caimanes en las aguas amarillas. Un lento ondular hacia el horizonte, donde la noche congrega a los hombres con sus guitarras, entre sus viviendas de ennegrecida palma, bajo el silencio solitario de las estrellas.
Añadir un comentario
Leer la poesía Canto XVI del poeta Vicente Gerbasi en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.