Cavilando de Serafín J. García

¡Qué porquera es la vida! ¡Puro dirse’n amagos! Nos pasamos los años enfrenando esperansas, que soltamos despiadas, a lo largo’el camino, sin poder apariarnos a la dicha desiada. Cuando semos gurises, de ganosos por criarnos pa ser libres y dirnos po’ande quieran las ganas, nos parece qu’el tiempo march’a tranco’e tortuga y que nunca yegamos a la edá’mbicionada. Pero dispués de mosos ya risulta distinto. Los quereres comiensan’abrir brocas en’l’alma. y un’angurria tan grande de vivirlos nos dentra que cuasi no d’abasto la ración d’esperansas. Y de aflitos que andamos por agenciar la dicha ni sentimos los días, que de galope se alsan, yevándose’n su juida promesas ya dijuntas que se nos despintaron al dirnos a orejiarlas… Hasta que un redepente nos encontramos viejos y hayamos que jué un soplo la mocedá pasada; que los deseos duraron lo que una brasa’e ceibo; que jueron nuestros sueños como la espuma en’l’agua. Y entonce’comprendemos qu’hemos andao al ñudo, aplastando el matungo, mochando las rodajas, sin conseguir más nada que una cansera bruta y una runfla’e ricuerdos p’amargarnos el alma. Y queremos dar güelta, ser gurises de nuevo; pero ya no podemos pegar la reculada; hay que seguir pa’elante, metiéndole sidera, aunque las juersas mermen y ya la fe’sté gasta… ¡Qué porquera es la vida! ¡Puro dirse’n amagos! Nos pasamos los años enfrenando esperansas pa campiar una dicha que, dejuro por hembra, ¡más matrera se pone cuanti más es desiada!
Añadir un comentario
Leer la poesía Cavilando del poeta Serafín J. García en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.