Cuestión de fe de José Watanabe

¿Cómo sería la luz de la madrugada en que Abraham, el hombre de la cerrada fe, subió al monte Moriah llevando de la mano a su unigénito Isaac? Tiene que haber sido una luz hondamente azul como la de este amanecer: en aquel azul Abraham imaginaba la vibrante sangre de su hijo en el cuchillo. La sangre vibra más en el azul. Lo sé porque mi piel, de tan sola ahora, segrega sangre en la palma de mi mano: el primer milagro de mi día, o castigo, por haber querido subir la cuesta de la montaña con una muchacha (más hija que esposa). Ella, al primer sol, huyó asustada, me negó su joven cuerpo para el sacrificio y yo no pude demostrarle mi fe neurótica a Dios.
Añadir un comentario
Leer la poesía Cuestión de fe del poeta José Watanabe en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.