Hambre en la cárcel de Tirso Canales

En este mundo que promete más trigo Que estrellas tengo hambre Nazim Hokmet Tía soledad, ahora recuerdo sus panecillos de oro, Acontece que vivo de recuerdos, mi tía Soledad! No hubo en la comarca quien pudiera imitarle su receta Usted era una sabia, técnica del sabor, sueño del paladar Señora de la mesa Mi tía Soledad, enciclopedia antigua, fama de nuestra casa Señora de la alquimia, usted hacía milagros de canela! El padre sin cabeza En los tiempos aquellos se creía lo que contaban del Padre sin cabeza Personaje que andaba entre misterios de callejas oscuras O en caserones de ciudades viejas de planta colonial Cuyos aleros poblados de murciélagos y polvo Contribuían a hacerle la leyenda El Padre sin Cabeza rondaba Por las casas de aquellos niños “malos” que a escondidas Urgaran la despensa o no dieran limosnas en la Ermita En las noches Heladas Cuando lanzan graznidos violentos las lechuzas Y los lobos aullan casi desesperados él camina despacio Cogido de los muros El Padre sin Cabeza va rezando sus cantos Y alabanzas de sombra Los cipotes no duermen Apretados de miedo Hacían vigilia con ganas de orinar y no salían…
Añadir un comentario
Leer la poesía Hambre en la cárcel del poeta Tirso Canales en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.