La voz de la ceniza de Eugen Jebeleanu

No sé quién soy; todo se ha transformado en mí. No sé quién soy y, sin embargo, existo. Leve soy y pesada como una maldición, y piedra soy y vida inacabada. No juguéis conmigo, asesinos. me escurro entre los dedos, estoy viva, arrojadme al océano, es en vano: en vuestra copa anido y soy lejía. ¡Huid! Que soy ceniza, entrar puedo bajo la puerta cual sombra resbalada y enlutar vuestro rostro en el sueño y entregaros mi beso de lejía. Versión de Manuel Serrano Pérez
Añadir un comentario
Leer la poesía La voz de la ceniza del poeta Eugen Jebeleanu en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.