Los envidiosillos de Rosario Acuña

La envidia, en sus negruras repugnantes, Tiene también su mérito, y su alteza, Y lleva un sello de inmortal grandeza Cuando alienta en el pecho de gigantes. ¡Quién sabe si el Quijote de Cervantes Fue una sonrisa amarga de tristeza Al ver rendida su genial cabeza Entre tantas de imbéciles triunfantes! Esa envidia del genio, que ennoblece, No es la vuestra ¡malvada camarilla Del odio ruin, que achica y envilece! Vosotros sois, cual perro de trailla, Que a la vista del látigo enmudece Y ante indefensa res soberbio chilla.
Añadir un comentario
Leer la poesía Los envidiosillos del poeta Rosario Acuña en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.