Mil novecientos diecinueve de William Butler Yeats

Venid, mofémonos del grande que tenía tantos pesos en su mente y tanto trabajaba y hasta tan tarde para dejar detrás un monumento que no pensó en el viento que arrasaba. Venid, mofémonos del sabio; con tanto calendario donde fijar los ojos fatigados, nunca vio cómo corrían las estaciones y ahora está boquiabierto ante el sol. Venid, mofémonos del bueno que imaginó a la bondad alegre y que enfermo de su soledad podría proclamar un día festivo: pero el viento sopló y ¿dónde están ahora? Y luego, mofémonos de quien se mofa, que ni una mano movería para ayudar al bueno, al sabio, al grande, para cerrar el paso a la vil tormenta, pues nosotros traficamos en mofas. Versión de Enrique Caracciolo Trejo
Añadir un comentario
Leer la poesía Mil novecientos diecinueve del poeta William Butler Yeats en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.