¡Qué goce triste éste de Juan Ramón Jiménez

¡Qué goce triste éste de hacer todas las cosas como ella las hacía! Se me torna celeste la mano, me contagio de otra poesía. Y las rosas de olor, que pongo como ella las ponía, exaltan su color; y los bellos cojines, que pongo como ella los ponía, florecen sus jardines; y si pongo mi mano -como ella la ponía- en el negro piano, surge, como en un piano muy lejano, más honda la diaria melodía. ¡Qué goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía! Me inclino a los cristales del balcón, con un gesto de ella, y parece que el pobre corazón no está tan sólo. Miro al jardín de la tarde, como ella, y el suspiro y la estrella se funden en romántica armonía. ¡Qué goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía! Dolorido y con flores, voy, como un héroe de poesía mía, por los desiertos corredores que despertara ella con su blando paso, y mis pies son de raso -¡oh, ausencia hueca y fría!- y mis pisadas dejan resplandores. ¡Qué goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía!
Añadir un comentario
Leer la poesía ¡Qué goce triste éste del poeta Juan Ramón Jiménez en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.