Señas del Che de Mario Benedetti

Todo campo es el nuestro por ejemplo está éste verde dispuesto verde los surcos y los surcos las nubes con sus gordas pantorrillas de lluvia está tambien el otro campo de pronto abismo recién nacidos muertos sin haberse atrevido a estrenar sus pavores está el amor de siempre el corazón del tacto la noche de la piel los poros y los poros y la gloria y el beso está la llamarada la hoguera de la piel el cuerpo brasa infame el hombre que no sabe por qué lo incendia el hombre verde dispuesto verde campo de pronto abismo los surcos y los surcos las nubes con sus gordas pantorrillas de lluvia recién nacidos muertos sin haberse atrevido a estrenar sus pavores está el amor de siempre está la llamarada el corazón del tacto la hoguera de la piel la noche de la piel el cuerpo brasa infame los poros y los poros y el hombre que no sabe y la gloria y el beso por qué lo incendia el hombre desde un sitio cualquiera montaña o selva o sótano hay alguien que hace señas agitando su vida todo campo es el nuestro
Añadir un comentario
Leer la poesía Señas del Che del poeta Mario Benedetti en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.