Super Flumina Babylonis de San Juan de la Cruz

Encima de las corrientes que en Babilonia hallava allí me senté llorando allí la tierra regava acordándome de ti ¡o Sión! a quien amava era dulce tu memoria, y con ella más llorava. Dexé los traxes de fiesta los de trabaxo tomava y colgué en los verdes sauzes la música que llevaba puniéndola en esperança de aquello que en ti esperava. Allí me hyrió el amor y el coraçón me sacava. Díxele que me matase pues de tal suerte llagava yo me metía en su fuego sabiendo que me abrasava desculpando el avezica que en el fuego se acababa estávame en mí muriendo y en ti solo respirava en mí por ti me moría y por ti resucitava que la memoria de ti daba vida y la quitava. Gozábanse los estraños entre quien cautivo estava. Preguntávanme cantares de lo que en Sión cantava —Canta de Sión un hynno veamos cómo sonava. —Dezid, ¿cómo en tierra ajena donde por Sión llorava cantaré yo la alegría que en Sión se me quedava? Echaríala en olbido si en la ajena me gozava. Con mi paladar se junte la lengua con que hablava si de ti yo me olbidare en la tierra do morava. Sión por los verdes ramos que Babilonia me dava de mí se olbide mi diestra que es lo que en ti más amava si de ti no me acordare en lo que más me gozava y si yo tuviere fiesta y sin ti la festejava. ¡O hija de Babilonia mísera y desventurada! Bienaventurado era aquel en quien confiava que te a de dar el castigo que de tu mano llevava y juntará sus pequeños y a mí, porque en ti esperava a la piedra que era Christo por el qual yo te dexaba. Debetur soli gloria vera Deo
Añadir un comentario
Leer la poesía Super Flumina Babylonis del poeta San Juan de la Cruz en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.