Yalentay de Jaime Augusto Shelley

Queda mucho de las sombras primeras. El sol, espejo y humo, erecto, achica su ojo tutelar y se mece, inconforme, sobre las cosas de barro. Yalentay, ensimismado, abre los brazos: intenso invierno es su susurro. Y sus hijos, y los padres de esos hijos, que también se han marchado, doblan cabizaltos la memoria y nieblan. Yalentay, muy de mañana, se echa lloviznar.
Añadir un comentario
Leer la poesía Yalentay del poeta Jaime Augusto Shelley en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.