Ars Vivendi de Italo López Vallecillos

I Hay que destruirse. Incendiarse. Romper con los recuerdos. Asaltar el crepúsculo. Robar la rosa extraña del jardín. Vivir en la violencia y no en el gris. Convertir el tiempo en pasión, hiedra sutil devoradora. No huir jamás de la mujer ni de la poesía, difíciles, pero reconfortantes. II Sea densa la palabra: piedra sobre la que se puede edificar, no arena para la flor inútil. Dócil muerte, al acecho. Látigo sobre el silencio. Doncella infiel en primavera. Vino para la noche ciega. Ventisca y fuego en el hogar. Leve luz sobre la letra impresa. Idea que penetra más allá del ojo, y se establece en el aire y en la rima. Verso desnudo, dolido de soledad. Sé ladrón de atardeceres. Guárdate las lluvias finas. Y en ocasión, espléndido, regala tu ternura. Destrúyete. Incéndiate. Vive la hora sin remordimiento. Nada te turbe. Nada, digo, sino la hondura de vivir, de amar, de estarse como cielo herido, a la ventura y en la certeza de ser sólo la llama ciega, el claro acierto del peligro, la vida sin temor a la Nada. Barco apenas desplegado en el mar.
Añadir un comentario
Leer la poesía Ars Vivendi del poeta Italo López Vallecillos en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.