Canto XXIII de Vicente Gerbasi

Yo vengo de esa hora que soporta la tierra, donde estaba tu vida contra los huracanes, frente a las puertas selladas ante las bocas mudas. ¿Acaso, lloraste a veces bajo la medianoche, cuando las estrellas te llevaban a tu cielo? ¿Acaso te arrepentías? ¡Ah, pero tus manos podían soportar toda tu soledad y te daban el pan! Y entonces miraste en los ojos de los pobres, de los mendigos que guardan en los rincones de las ciudades. ¡Ah, los mendigos!… ¡Ellos, los mendigos!… Tan parecidos a los viejos muros y a los santos…
Añadir un comentario
Leer la poesía Canto XXIII del poeta Vicente Gerbasi en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.