En la madrugada de Testa allé de Sergio Badilla

Cuatro cervezas Tuborg para apagar la sed después de un crack. La anochecida es más oscura en Tensta allé en este invierno del siglo octogenario Hay nubes ornamentales en la persistencia de la noche náufragos bacantes que celebran una ocurrencia como si fuera a concluir el universo Un rubio maniquí convertido en basura corre semi desnuda hacia la calle porque teme por su vida — cargada de cicatrices — da pasos inciertos en la sombría mugre del cemento Quién sería el que le dio el último volumen del residuo níveo para lacerar su puta piel con aguijones Mira hacia el cielo pero no ve nada luego sorbe irascible un trago más y deja un poco de bebida en el fondo de la lata para quien quiera disponer por entero de la náusea antes de la madrugada Otro ángel blanco va dando tumbos entre los pilares del bulevar y la ninfa se pierde en una maraña de escaleras automáticas donde sube con su minifalda de figurilla de escaparate de Hennes & Mauritz más arriba de sus muslos macilentos Sus compinches se rien de ella a carcajadas. Ha mirado ella lo absoluto con ojos gigantescos huyendo de sí misma desde el lobby de un hotel de mala muerte mientras alguién atisba detrás de una ventana Domingo el canario se muere en un baño pestilente de la T- Centralen con una sobredosis de heroína Un centelleo opaco de unos focos policiales destellan la ruindad de la noche luego llega la hora de evadirse por la E4 con destino a Södertälje con una Smith y Wesson que aún estorba en las manos sucias Acaricio — antes de seguir la ruta — después de un prolongado suspiro las piernas de la virgen roñosa El tinte de los párpados se ha escurrido en su semblante anémico El coche se pierde hacia las pistas de cascajos de Fittja su falda de satén está salpicada de vómitos…hasta sus botas. Sólo recuerda la luz del ascensor que la condujo al subterráneo Un parvo reflejo de la escasa nieve después de una lluvia Los viejos en el bar escudriñando a alguna casquivana para escapar de las sombras y su caducidad en medio de las sábanas En un costado un muchacho enciende otro pitillo de crack. Las fechas no corresponden con la vanidad holística del siglo Las elites de las ciudades iluminadas del mundo próspero están absorbidas con los cambios de gobierno y el mercado En lo inmediato una escena con una doncella que alucina en una realidad grotesca En el arcón de un tugurio quedaron empacados sus escasos bártulos La niebla está lastrada de borrasca el viento comienza a azotar de nuevo en las vidrieras en la noche de Testa allé.
Añadir un comentario
Leer la poesía En la madrugada de Testa allé del poeta Sergio Badilla en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.