La aljaba del viajero (VII) de Santos Domínguez Ramos

Cuando estabas mirando las naranjas amargas de los huertos de Murcia, el hijo de Ismaíl, el ciego del mercado de dátiles de Málaga, te ha tocado en el hombro para decir -y has visto en su acento la tinta verde de la nostalgia: — Si vuelves a Ispahán, tráeme bulbos de nardos azules como el mundo que ve quien se desmaya y atardeceres rojos detrás de las murallas de adobes incendiados por la dulce almenara del cielo de poniente.
Añadir un comentario
Leer la poesía La aljaba del viajero (VII) del poeta Santos Domínguez Ramos en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.