Mayo hundió treinta y un garfios en mi espalda de Román Luján

MAYO HUNDIÓ TREINTA y un garfios en mi espalda Cómo explicarlo: el mundo solía esperarme a la vuelta de la esquina deseable por lejano inmerecido futuro aún en su cáscara justo antes de pudrirse Pero una tarde —certeza de lo inmóvil— el hastío del mismo ocaso mismo puño mismo nombre mismos aparadores celando la belleza irrumpió con su enjambre de silencios con su discreta furia Cada golpe fue exacto paciente irreversible: el ansia por ejemplo y sus relámpagos sacudieron el cielo de la alcoba devastaron senderos vírgenes de tanta incertidumbre Superado el incendio cierta angustia fue esparciendo mandíbulas de acero en el follaje de aquel mes carnicero y una a otra gotearon mis entrañas en su espiral nocturna Mayo hilvanó un collar de rostros un rosario colgado entre las fauces de una hiena que en sueños me persigue sórdido bufón que exuda miedo en las fisuras más tiernas de mi sombra hasta volverme ajena la sintaxis el pan del hambre asir una cuchara Y ahora a pocos meses de reunir las costras dispersas en la almohada de emerger ya sin córneas que resistan el peso de la aurora a poco de fingir que el miedo cicatriza en mis costados y apretar el mango del grillete para no caer sin furia en qué morirse hundo mi pie en el aire reconozco el mismo polvo ardiente en mi esqueleto el mismo borrador abandonado la fuerza que adelgaza en sus extremos esta vacilación creciente de la sangre que a ratos pacifica —robustece— antes de volverse la resignación del que no haya su reflejo en el charco después de la tormenta
Añadir un comentario
Leer la poesía Mayo hundió treinta y un garfios en mi espalda del poeta Román Luján en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.