Vas y vienes ceñida a tus humores buenos de Román Luján

VAS Y VIENES ceñida a tus humores buenos a tus orillas fértiles al agua que te extravía la sangre por mi fiebre esas tardes que forjo y deshilvano tu sombra numerosa en los espejos que a ciegas recorrimos Sobre el fuego que improvisa mi lengua te descubro asida al maderamen que abarcara mi pecho y hoy te arroja a esta arena de furia incandescente y me hermana con tus labios salinos y tus pezones fieros que marcan territorio más allá de esta voz que te aspira y exige de vuelta a la retina en la que expandes tu imagen de lobezna Y es que asciendes o suave precipitas el ritmo de la aurora cada vez que el insomnio dilapida sus llagas en la memoria enferma gozosa o cristalina al zumo de la carne así te conjeture y estés lejos Pero adónde barcaza adónde hemos de anclar los sobresaltos las cadenas el aire que nos abre trincheras para incubar resuellos cuando nos sabe débiles Adónde encallaremos nuestra imparable fuga si en la brisa no quedan asideros si en las manos persiste un juramento raído por las velas de navíos girando a un sol errante si este mar en que oscilas lobezna o barcarola es un muro vencido por la ausencia
Añadir un comentario
Leer la poesía Vas y vienes ceñida a tus humores buenos del poeta Román Luján en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.