Ruego del navegante de Tomás Segovia

Qué otro ruego ferviente Sino el de contar siempre con la espera segura De un lugar animoso de descarga y de tregua No un bastión no un refugio No otro domicilio Que el designado en pleno aire mudable Por el amor de la mirada Tibio lugar de espera no porque nadie llame No porque clame la impaciencia Lugar de espera porque en él entramos Con el rostro de paz del esperado Como el barco acogido Sin proclama en el puerto atareado y contra un firme espacio Atracando en el tiempo en movimiento En una hora de escala Hecha suelo de lentos desmbarcos Y fondeadero azul de la memoria Entre los pocos hace mucho acostumbrados A conocer de lejos nuestras velas Y a ver mecerse nuestro casco ocioso En la pereza de esos muelles Y sino el de volver a veces A ese revuelco límpido de afanosa camada Trayendo de muy lejos hasta su centro mismo Alguna pura lumbre en la mirada Que allá en su soledad Ha sotendio a solas la de las sirenas.
Añadir un comentario
Leer la poesía Ruego del navegante del poeta Tomás Segovia en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.