Tiendo la mano de Jaime Augusto Shelley

Tiendo la mano ahora, no la azoto, no la empuño, no la doblo, tiendo la mano ahora que estoy. Si te digo que voy en calma, miento. Todavía abogo por las uñas y las ansias, rojos los nudillos, todavía no miento. Si te digo arado cuento los surcos entre dedo y dedo. Y hay un fruto y habrá más frutos. Porque la tierra es verde hasta lo inmenso y da hongos amargos, como también dulce olivo. Si es que miro en su inclinarse como crecen las bayas y los lirios y las verdes estrías de los algodonales. ¡Cómo se descarga el aire en contralisios! Así mi corazón, de fijo, en contradanza, quieto, entra al sorteo: los rostros de noviembre, su calor y su textura… Tiendo la mano ahora, que estoy.
Añadir un comentario
Leer la poesía Tiendo la mano del poeta Jaime Augusto Shelley en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.