Babi Yar* de Yevgueni Yevtushenko

I No existe monumento en Babi Yar; sólo la agria ladera. Y tengo miedo. Hoy me siento un judío en el desierto que de Egipto escapó. Me crucifican y mis manos conservan los estigmas. Me parece ser Dreyfus, condenado, al que juzgan, escupen, encarcelan; pero de pie resiste la calumnia y el grito filisteo. Con la punta de sus sombrillas en mi rostro vejan mi indefensión mujeres que se acercan con vestidos de encaje de Bruselas. O también soy un niño en Bielostok. De pronto estalla el pogromo. La sangre derramada cubre el suelo. Los que huelen a vodka y a cebolla salen de la taberna y gritan todos: «Mata judíos: salvarás a Rusia». Un tendero se ensaña con mi madre. Otro hombre me patea. En vano rezo plegarias que se pierden en la nada. Me siento dentro de la piel de Anna Frank que es transparente como un ramo de abril. No hacen falta palabras. Siento amor y sólo necesito que uno a otra nos miremos de frente. Separados del cielo y el follaje. Solamente podemos abrazarnos en este cuarto a oscuras. Quiero besarte una vez más, acércate. Ya vienen. Nada temas: el rumor es de la primavera que se anuncia y del témpano roto en el deshielo. Y en torno a Babi Yar suena la hierba que ha crecido salvaje desde entonces. Los árboles nos juzgan. Todo grita pero el grito está hecho de silencio. Al descubrirme observo mi cabello. También ha encanecido. También grito por los miles de muertos inocentes masacrados aquí. En cada anciano y en cada niño al que mataron muero. Pueblo ruso, mi pueblo: te conozco. Tú no odias ni razas ni naciones. Manos viles trataron de infamarte al usurpar tu nombre y al llamarse «Unión del Pueblo Ruso».** No perdono. Que La Internacional llene los aires cuando el último antisemita yazga bajo la tierra. No soy judío. Como si lo fuera, me odian todos aquéllos. Por su odio soy y seré un verdadero ruso. *Babi Yar o Baby Yar es un barranco en las proximidades de Kiev. En dos días de septiembre de 1941 más de treinta y cinco mil judíos fueron asesinados allí por las tropas nazis. En esta versión de 1997, tomada del libro «Adiós bandera roja» (Selección de poesía y prosa de 1953 a 1996) se tomaron en cuenta los cambios introducidos por el propio Yevtushenko de la traducción inglesa de Robert Milner. **La Unión del Pueblo Ruso fue el grupo antisemita que actuó en Rusia entre el asesinato del zar Alejandro II y el comienzo de la primera Guerra Mundial. Sus miembros organizaron pogromos -linchamientos de judíos rusos y destrucción y robo de sus propiedades- e, infiltrados en la policía secreta zarista, fabricaron los apócrifos Protocolos de los sabios de Sión. Versión de Heberto Padilla
Añadir un comentario
Leer la poesía Babi Yar* del poeta Yevgueni Yevtushenko en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.