Cielo de los marinos de Luciano Castañón

Está su cielo azul en la taberna.

Vino tinto se llama su Dios

—desbrozador de telarañas—

porque es barato

y alivia no sólo las gargantas.

Un reguero de palabras

discurre sinovial

en términos marineros que se desalan.

En prosa y proa siempre el mar y lo marino:

—mentirosos peces, ahítas nasas,

redes rotas por la plétora

y remo que no cía,

del este traidor la vela preñada,

el naufragio del 93, olas

y la fantasmagoría del heridor pez espada…—

Pleamar sin equinoccio en la taberna.

Traspuesta en rutinarios diálogos

—violentos o remisos—

sube y baja la coloquial marea.

Con un cuchillo sin filo apenas

se dividiría el humano vaho

que flota —que devala—

sobre las testas marineras.

Para que aviven el seso y despierten

pienso que necesitan

alguien que los oriente.

Añadir un comentario

Leer la poesía Cielo de los marinos del poeta Luciano Castañón en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.