Crepúsculo de Yolanda Bedregal

¡Oh! Cuando el sol cae como una inmensa piedra que cierra el horizonte cada día, cuando la luz se extingue lenta y la sombra sale de los valles profundos, vanguardia oscura de los ejércitos negros de la noche que vienen a su colosal parada de silencio, cuando la tierra toma un rostro de asfalto como un espejo para mirarse agonizante bajo el desierto ceniza de las nubes, inmóvil como una mano una mano muerta, mientras que la hora en todos los relojes del mundo suena una misma melancolía, he aquí que yo, exprimido como una esponja amarga bajo el cielo que se desploma no soy sino unos ojos donde se petrifica toda tristeza, un agua límpida que recibe acaso el temblor de una esquila lejana, sin ser cuerpo ni ser hombre, sino una vaga niebla que piensa y se funde y se aniquila y se esfuma lentamente cuando pasada la angustia de la hora en que el universo duda su cambio la noche extiende su túnica y cubre el cadáver frío del horizonte derrumbado.
Añadir un comentario
Leer la poesía Crepúsculo del poeta Yolanda Bedregal en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.