El maestro de Virgilio Dávila

Mi mentor era un viejo de ojos claros y vivos que al llegar los exámenes a su terminación, pronunciaba un discurso de muchos adjetivos, y alcanzaba del pueblo una gran ovación. Mientras cura y alcalde cobraban sin retrasos y en duros relucientes la nómina mensual, el maestro cambiaba sus haberes escasos por viandas, en la tienda del cacique rural. El sabía retórica, y sabía latines. Si cualquiera moría por aquellos confines, él era fatalmente el fúnebre orador. A pesar de su celo y labor constante, por mambí lo tuvieron y dejaron cesante cuando vino Laureano Sanz de gobernador.
Añadir un comentario
Leer la poesía El maestro del poeta Virgilio Dávila en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.