Stella matutina de Virgilio Dávila

Llegaba el alborear. Sólo se oía, dominando en el monte y la llanura, cual la voz de un gigante que murmura, el sordo ruido precursor del día. Yo a Venus vi que en el espacio ardía, bañando el cielo con su lumbre pura… ¡Rico fanal de espléndida hermosura! ¡Fanal alado que al zenit subía! ¡Ya viene el sol! Su lampo refulgente pronto será la dotación más bella con que engalane sus dominios Flora. Van a abrirse las puertas de oriente… ¡Temblando de pudor la blanca estrella, se rebuja en el manto de la aurora!
Añadir un comentario
Leer la poesía Stella matutina del poeta Virgilio Dávila en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.