La Revelación de Washington Benavides

Deodoro pisó el marco de la puerta y allí quedó, tieso. En la penumbra de la sala vislumbró las visitas: ropas oscuras (faldas) y, de pronto, (aparecida) vino hacia él y le besó en la mejilla, una niña vestida de blanco (zapatos, medias, falda) de pelo renegrido (en trenzas) y ojos como azules. Deodoro volvía de una -infructuosa- caza de cardenales, en los talas del cerco. Ante la niña, se le cayó el frasco de “pega-pega”. La jaulita vacía. Perdió los pies, el pecho se le hizo humo, se le soltó la cabeza como un globo con gas. Y si no se volvió, allí mismo, en el marco de la puerta, un montoncito de ceniza, fue porque -todavía- le quedaban dos años para soñar y despertarse sudando frío en la madrugada.
Añadir un comentario
Leer la poesía La Revelación del poeta Washington Benavides en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.