La silla de Jaime Augusto Shelley

Si tengo que mirar un día la silla como la miro ahora y tengo que callar a los poetas para decir tan sólo es negra (Y una callejuela de árboles suntuosos se detiene sombra y sopla en los follajes) si tengo que mirar de día la silla y estrecharla y sostenerla (como a una ola hueca que se sabe que se abre y que se cierra) si me voy a sentar o me voy a parar alejándome de la silla negra (la madera es blanca rechinante apenas por el uso) si me voy a quedar quieto balanceándome en la silla fija (por una vez no confesar estoy pensando creciendo madurado) Por una vez decir que estoy contento en paz con las palabras que soy como la silla álamo y cultivo que estoy en tierra sólidamente agitado y enraizado como un abeto decir como la silla en su acabado negro Ven ya no rechino (y rechinar de nuevo) Si me voy a quedar aquí o en otra parte y voy a contemplar la silla digo qué me cuesta callar a los poetas y decir tan sólo es negra!
Añadir un comentario
Leer la poesía La silla del poeta Jaime Augusto Shelley en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.