Los compañeros de juegos de Cuervo de Ted Hughes

Cuervo, solitario, creó a los dioses para sus juegos:
pero el dios de la montaña se liberó de él

y cuervo cayó de la pared pétrea de los montes
con lo que se vio muy reducido.

El dios fluvial sustrajo los ríos
a sus líquidos vivientes.

Un dios tras otro: y todos fuéronse liberando de él
robándole su hogar y su fuerza.

Cuervo vaciló, sus restos, inertemente despojados.
Era residuo de sí mismo, escupitajo de sí mismo.

Era lo que su mismo cerebro no alcanzaba a comprender.

Y así, el mínimo, el menos vivo objeto existente
fue merodeando sobre su grandeza inmortal

más solitario que nunca.

Versión de Jesús Pardo

Añadir un comentario

Leer la poesía Los compañeros de juegos de Cuervo del poeta Ted Hughes en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.