Una flor donada a mi hija de James Joyce

Frágil la blanca rosa es y frágiles son Las manos que la dieron Su alma está marchita y es más pálida Que la difusa onda del tiempo. Como la rosa frágil y hermosa: aún más frágil es El silvestre prodigio Que en tus ojos ocultas, Mi pequeña de azuladas venas. Versión de José Antonio Álvarez Amorós
Añadir un comentario
Leer la poesía Una flor donada a mi hija del poeta James Joyce en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.