Un corazón de primera de Verónica Pedemonte

Tú pasas por la vida sin rozarla, que no te toque el hierro del esclavo que con cualquier limosna se alimenta. Tu vida es un convite para nadie, tu corazón un bote salvavidas sólo para pasajes de primera. Tu cuerpo amante vive hipotecado sobre cualquier prebenda medieval, sin embargo de sesgo me contemplas siento latir tu sangre precintada ese alazán que va a romper la cincha que se horroriza de los mausoleos y que quiere vivir, a tu pesar.
Añadir un comentario
Leer la poesía Un corazón de primera del poeta Verónica Pedemonte en el sitio Blogpoemas - los mejores poemas hermosos sobre el amor, la naturaleza, la vida, la Patria, para niños y adultos en español de los célebres poetas clásicos.